Reductores de velocidad vial

No existe mayor fastidio que el de comprar un coche nuevo con toda la ilusión del mundo para que después a la hora de aparcar por culpa de un despiste el coche acabe con un rayón de aleta a aleta, abarcando prácticamente todo el lateral del coche. Los topes reductores de velocidad vial tienen la función de evitar este problema tan común en los garajes privados, y es que a cambio de unos pocos euros uno puede tener la seguridad de que no va a dañar su coche en el momento de aparcar en su plaza de garaje.
 Reductor_de_velocidad
Estos topes no sirven únicamente para evitar los rayones laterales, sino que son también muy útiles para las paredes del garaje de modo que sirven de “aviso” cuando uno ya ha aparcado su coche lo máximo posible dentro de la plaza. Mejor tocar un protector de este tipo que golpear directamente la pared con la defensa, ya que en el primer caso el coche no sufre ningún daño y en el segundo caso tanto la pared como la defensa del vehículo quedan marcadas para siempre.

El precio de estos topes es muy asequible para cualquier bolsillo, de forma que no viene de más comprar tres o cuatro unidades para colocarlas en todas las paredes que se exponen directamente al coche y que muchas veces resultan realmente complicadas de esquivar a la hora de encajar el vehículo en el aparcamiento. Por desgracia, la mayoría de plazas de aparcamiento privadas suelen ser muy pequeñas de forma que los golpes contra los muros están a la orden del día.

Comentarios