Refuerza tu relación con tu bebé

La famosa frase.
El tiempo es oro.
Es muy cierta, por eso con nuestro bebe debemos de sacar tiempo de donde podamos, pues es otra herramienta muy útil para reforzar nuestra relación con nuestro bebé.

Podemos elegir 20 o 30 minutos al día para dedicárselos en exclusividad: ni teléfono, ni recados, ni ninguna otra cosa ocupará nuestra atención más que nuestro pequeño, con el que nos regalaremos ese momento del día.

Cuidado con los excesos para «compensar»
Si ha desarrollado un buen vínculo con nosotros y lo alimentamos todos los días con conversaciones, risas y juegos, será más sencillo para él separarse de nosotros cada día y quedarse solo en la guardería.

Se sentirá seguro.
Y nosotros también.
Si pasamos muchas horas lejos de nuestro hijo y solo le vemos tres o cuatro horas al día, es importante no compensar con malos hábitos el tiempo que no estamos con él.
A la larga, no poner límites y darles demasiados juguetes o bienes materiales resulta perjudicial.
Es más, suele provocar problemas de comportamiento y, sin querer, estaremos criando niños caprichosos de los que terminamos siendo esclavos.

Ellos no quieren que les compremos.
Quieren que les dediquemos atención, que les exijamos lo que les podemos exigir (cuando no lo hacemos lo entienden como falta de confianza en sus posibilidades) y que seamos nosotros (y no ellos) quienes marquemos las pautas de comportamiento y mantengamos el control de la situación.
Pasemos más o menos tiempo con ellos, los niños necesitan los mismos límites y los agradecen.
Eso significa que les queremos y nos ocupamos de ellosTe sientes culpable.

Cuando nace nuestro hijo ya sabemos si nos vamos a separar de él tras la baja maternal o si podremos pasar más tiempo con él.

Si hemos de separarnos a los cuatro meses, aceptemos la propia decisión como la mejor posible y no perdamos tiempo sintiendo culpa.
Dediquemos ese tiempo a buscar un sitio que realmente nos convenza y ofrezca tranquilidad y centrémonos en aprovechar al máximo los momentos que pasamos con nuestro bebé.


Comentarios