Fuentes de calor en el hogar

Cuando llega el invierno y las temperaturas empiezan obligarnos a cubrir nuestro cuerpo para no sentir que nos congelamos, todos queremos encontrar maneras de mantener el calor en el hogar, ya sea poniendo radiadores o recubriendo las paredes de nuevos elementos envolventes para evitar la pérdida de calor en casa y la entrada de frío y humedad en los muros.
Caldera Vaillant ECOTEC VMW 236/5-5            Si estás construyendo una casa o eres originario de un país tropical, donde no se siente la presencia de las 4 estaciones, este post es ideal para ti, te mostraremos cuáles son las fuentes de calor en el hogar así como cuáles son las más efectivas y económicas.
Fuentes de calor
            A pesar del paso de los siglos, las estaciones siguen definiendo nuestros métodos y rutinas diarias, hasta nuestra manera de comer y vestir cambia drásticamente entre el verano y el invierno; por eso es necesario que nuestro hogar, independientemente de si se trata de una casa o apartamento, esté equipado con las medidas adecuadas para cada estación.

            En el caso de afrontar el invierno, las fuentes más comúnmente conocidas de calor son las chimeneas, los radiadores y la calefacción.

            Las chimeneas, aunque estaban muy bien para los siglos anteriores y simbolizan, tal vez, el medio más económico, constituyen la opción más contaminante y menos cómoda: hay que talar leña, limpiar el hollín y, de paso, contaminan el ambiente con CO2, gas de efecto invernadero.

            En cuanto a la calefacción, si bien es el sistema más cómodo, es a su vez el más caro y despilfarrador de recursos: el agua, caliente, debe correr por dentro de las paredes para mantener el hogar tibio.

            Por último, nos quedan los radiadores, que, aunque requieran de un costo en electricidad, ni despilfarran recursos ni contaminan el ambiente, además puedes reflectar su energía con papel aluminio, por lo cual es para nosotros el mejor método.


Comentarios