9 cosas que haces durante las entrevistas de trabajo y no te habías dado cuenta

1. Usas las frases más genéricas y obvias durante gran parte de la entrevista.
“Creo que mi currículo me hace la persona perfecta para el puesto”; “En mi opinión, la paga debe decidirla la empresa velando por los beneficios de ambos”; “Creo que mi desventaja más grande es que me centro demasiado en el trabajo, me preocupo tanto que a veces ni duermo”; “Esta empresa siempre ha sido mi primera opción de trabajo”…
2. Ser tan formal que pareces haber sido educado entre la realeza.
Sueles pedir permiso hasta para tomar agua del bebedero público y solo usas el baño si se te indica que puedes; te sientas tan recto que es casi doloroso y tu lenguaje corporal es muy tenso; eres tan recatado con tus palabras que tu discurso pierde fluidez. Realizar un ejercicio de respiración para ayudar con la atención antes de la entrevista siempre es recomendado.
3. Investigas tanto sobre la empresa que pareces tú el reclutador.
Te aprendes de memoria el orden jerárquico y cuál es la función de cada parte de la empresa, investigas todos sobre los servicios que ofrecen y donde se encuentran en el mercado del que forman parte.
4.  Hablas demasiado.
Te sabes de memoria la hoja A4 que dice hasta el más mínimo detalle de tu vida profesional, por lo tanto hablas antes de que el reclutador tenga tiempo de preguntar, eso a algunos reclutadores suele caerles mal y puede indicarles que estás desesperado por conseguir el trabajo. Así que respira un poco y no interrumpas el desarrollo de una pregunta sin importan que tanto sabes sobre ella, ser un poco más distendido le mostrará al entrevistador que tienes confianza en lo que dices y que no te has estudiado un libreto antes de entrar a la entrevista.
5. No aplicas para entrevistas en las empresas adecuadas.
Ir a una entrevista en cualquier empresa es importante, pero si la empresa o el cargo que ofrecen no son las adecuadas para ti la entrevista suele irse de tus manos, por ello debes evaluar realmente que quieres antes de lanzarte de lleno a la caza de empleo.
6. Hablas con pasión sobre lo que te gusta.
La emoción se puede notar en tu voz y en tus ojos cuando hablas con entusiasmo sobre alguna parte o experiencia de tu carrera que te apasionas, pero sueles ser el total opuesto cuando hay un pequeño detalle de tu profesión que te provoca desazón. Te aconsejamos que intentes ser más imparcial o igualmente apasionado al hablar sobre cualquier punto que involucre el cargo por el que estás optando en la entrevista.
7. No evitas las críticas.
Así sean constructivas un reclutador no verá de buena manera que una exterior le haga una ligera critica a su empresa o la de otro, por ello debes incluso reservarte tus experiencias y críticas sobre tu lugar de trabajo anterior.
8. Hablas sobre tus experiencias con el equipo con el que solías trabajar.
Cuentas un par de anécdotas que incluyen a tus colegas pasados para intentar demostrarle al entrevistador que eres capaz de trabajar en equipo y además puedes aprender del ambiente que te rodea. Te aconsejamos bajarle el tono al coleguismo y subirle un poco al profesionalismo.
9. Te conectas con el reclutador.

 Generar una conexión con el entrevistador es lo primero que intentas hacer y por ello siempre intentas iniciar con una presentación amistosa y una broma sencilla para aligerar la tensión en el ambiente. Esto es excelente a la hora de una entrevista, pero no debes pasarte y abusar de la frágil confianza.

Comentarios